vilajuïga el agua con un punto de gas natural
Aguas, Bebidas y refrescos

Vilajuïga el agua con un punto natural de gas

Vilajuïga el agua con un punto natural de gas

Única, escasa y singular.

Entre campos, montañas y mar, brota tal cual nuestra Agua de Vilajuïga. Un agua mineral natural carbonatada naturalmente (Sin gas carbónico añadido) que tiene la sede en la comarca del Alt Empordà, rodeada por el parque natural del Cap de Creus. Un entorno de rocas esculpidas durante siglos por la tramuntana y la lluvia dan carisma a este paisaje tan distinguido.

Un agua doblemente natural.

Las burbujas naturales y los minerales saludables son fruto de un viaje de más de treinta años. Este viaje que se inicia con las lluvias en las colinas circundantes del parque natural del Cap de Creus. El agua se desliza a través del subsuelo absorbiendo minerales a su paso. El magnesio, el sodio, el calcio, el litio y los bicarbonatos, son los responsables de sus burbujas naturales “de aguja”.

Desde 1904 sus propiedades la convierten en un bien único y escaso y, por tanto, es muy apreciada por quien valora el carácter exclusivo de las burbujas.

El agua gastronómica.

Sus cualidades organolépticas, el cuerpo ligero y la sensación de frescura al paladar maridan perfectamente con la gastronomía de gran calidad. Platos distinguidos como los de el Bulli eran acompañados con Vilajuïga. Su fundador, Ferran Adrià, cuidaba mucho sus ingredientes y el Agua de Vilajuïga era un acompañamiento indispensable para su menú.

Podríamos decir que es la única agua que permite sublimar la experiencia gastronómica de la buena mesa. Es un agua que además de ser ligeramente gasificada, no sacia ni impone.

Además, una de sus grandes peculiaridades es la capacidad para maridar con vinos, cavas, champagnes, vinos dulces, cafés e infusiones … Sus cualidades organolépticas y, sobre todo, sus burbujitas efervescentes en boca ayudan a limpiar suavemente el paladar, lo que permite que las papilas gustativas puedan apreciar con armonía las cualidades de un gran vino -especialmente un espléndido vino tinto de la tierra de Vilajuïga con la denominación de origen del Empordà-. Poder disfrutar de una buena comida con el Agua de Vilajuïga sin duda es de las mejores experiencias gastronómicas en que un buen paladar difícilmente puede renunciar.

Una botella modelada por la tramuntana.

El entorno geológico y cambiante. Un territorio tocado por el viento de tramontana, de guijarros esculpidos por la lluvia y un terreno erosionado durante siglos. son rasgos puramente ampurdaneses que han inspirado el diseño de la nueva botella de Agua de Vilajuïga.

La atrevida asimetría y la bella imperfección en sus formas orgánicas, ponen de manifiesto que sólo un agua única podía presentarse de una forma tan singular.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *